Mesa Redonda: Una mirada regional a la regulación de los derechos de autor y el acceso al conocimiento (1ª parte)

Sergio Aguiñada – FUNDE, El Salvador

La legislación salvadoreña establece derechos morales, económicos y conexos (reproductores de fonograma, radiodifusión, etc.). También hay otras normas conexas relacionadas con materiales impresos (política nacional del libro y la lectura, beneficios financieros, etc.).

Entre las características:

-Está marcada por una sobreprotección a favor de los titulares de DAC.

-Invisibilización de los usuarios y consumidores, incluso como productores de conocimiento y cultura.

– Poco desarrollo de excepciones y limitaciones.

– Poco desarrollo en la industria tecnológica.

Como perspectiva de análisis, plantea:

– Reivindicar el carácter de derecho fundamental del acceso.

– Transformar el Estado y la industria (actividad económica relacionada con el conocimiento y la cultura).

Gerson Martinez – FUNDE, El Salvador

Amplias disparidades socieconómicas en El Salvador, lo que potencia a la brecha tecnológica: 5,5% de la población tiene acceso a Internet. Gasto en I+D es de 0,08% PIB; en tanto en Chile es de un 0,62% PIB.

Estado del acceso al conocimiento:

– Licencia de un PC es más de 3 veces el ingreso promedio mensual a nivel urbano.

– Limitada oferta en el mercado local.

– Gran parte de los textos especializados –requeridos en las universidades- están en inglés.

– Bibliotecas universitarias llevan el peso como proveedor de materiales educativos.

– Limitadas posibilidad de escoger entre software libre y propietario.

Piratería: la tasa de piratería alta es en países que tienen muchas restricciones al acceso de la cultura. Por tanto, se debe tener una legislación equilibrada para poder lograr acceso y respeto a los derechos de autor.

Pedro Paranagua – Fundación Getulio Vargas, Brasil

Habla sobre la restrictividad de la ley brasileña. Sostiene que se debe buscar un equilibro entre autor, la industria y los consumidores. Ejemplos de poco equilibrio en Brasil:

– No se permite copia para fines de archivo: no se puede escanear.

– No se puede copiar integralmente cualquier obra. No copiar de un producto analógico a uno digital.

– Tampoco se puede hacer una copia de un libro agotado.

– No se puede hacer copias para fines educativos.

Da el ejemplo de “Alicia en el país de las maravillas”: si bien está en el dominio público, el libro de copia digital en Adobe da una serie de restricciones, entre ellas “no poder leer en voz alta”.

Todas estas restricciones no funcionan pues son derribadas permanentemente por hackers, en el caso de los DRM. Así, para Paranagua, con estas trabas pierde la industria y los consumidores: los únicos que ganan son los falsificadores.

Pedro Mendizábal – CPSR, Perú

Mendizábal expone sobre las excepciones y límites a los derechos de autor en la Comunidad Andina:

-Uso doméstico si es que no existe interés económico.

-Actos oficiales o ceremonias religiosas siempre y cuando no hay remuneraciones.

-Escenificaciones en un ámbito de enseñanza y sin fines de lucro.

-Excepciones para equipos o dispositivos de música (ej: tiendas que demuestran cómo funcionan los equipos).

– En clases de profesores.

– Conferencias pueden ser registradas pero no difundidas

– Fotocopias para fines de exámenes o enseñanza.

– Fotocopias para bibliotecas para ejemplares únicos.

– El fotocopiado de obras (parcial).

– Exposición de obras en lugares públicos pueden ser fotografiadas, dibujadas y estos productos pueden ser divulgados siempre y cuando se indique el autor de la obra original y el lugar donde está.

– Reproducción para usos de invidentes siempre y cuando no haya fin de lucro.

– Derecho de cita siempre y cuando no sea de toda la obra. En Ecuador se extiende a fotografías o figuras.

– Reproducción de obras con fines jurídicos.

– Reproducción por prensa o radiodifusión.

– Excepción de parodia: se pueden hacer representaciones deformadas con una finalidad lúdica, etc.

Así, hay un doble nivel normativo: el dado por la Comunidad Andina y por cada país miembro. Para Mendizábal, los países en particular pueden acogerse a las excepciones de la comunidad andina.

El software tiene sus propias reglas de excepciones o límites. La gestión de derechos digitales están establecidos de manera contractual y no tanto por las leyes. Esto complica la gestión general de los derechos intelectuales y del acceso a la cultura.

Publicado en Sin categoría en abril 24th, 2008.