Pedro Paranagua de la FGV Brasil: “Hay otras maneras de promover el desarrollo sin la utilización de la propiedad intelectual”

Pedro Paranagua es un joven abogado brasileño que muchos consideran una eminencia cuando se trata de hablar de propiedad intelectual (PI) y tecnologías. Su currículum y su corta edad impresionan (es uno de los miembros más destacados de la Fundación Getulio Vargas de Brasil -FGV-), además de sus entretenidas charlas animadas que siempre tienen algo de humor. Así también lo pudieron presenciar los asistentes al Seminario Acceso a la Cultura y Derecho de Autor, donde Paranagua habló sobre las restricciones de la ley brasileña cuando se trata de derecho de autor y demostró cómo estas protecciones caen muchas veces en el absurdo.

¿Qué impresiones te llevaste del Seminario? En tu opinión, ¿cuál es el estado del arte en asuntos de Acceso al Conocimiento (A2K en sus siglas en inglés) y propiedad intelectual en Chile y Latinoamérica?

Creo que el seminario fue muy productivo, pues personas de varios campos del conocimiento estuvieron presentes: desde programadores de software a editores, desde la sociedad civil a representantes gubernamentales, incluyendo la Ministra de Cultura. El nivel de la discusión claramente demostró cómo el entendimiento de estos temas ha ido evolucionando. Y esto se evidencia en cómo la cultura A2K está creciendo en Chile y Latinoamérica como un todo. El trabajo de organizaciones como Derechos Digitales es esencial para las discusiones relacionadas a temas de A2K y a un régimen más balanceado de propiedad intelectual.

Pedro Paranagua también es un investigador activo del Programa A2K Brasil, desarrollado por la Fundación Getulio Vargas, que lidera iniciativas sobre el Acceso al Conocimiento en la sociedad civil y el gobierno y donde también mantienen una sostenida cooperación internacional respecto a los alcances de esta tamática.

¿Cuáles son las razones políticas, sociales, económicas, etc., que hacen que la Fundación Getulio Vargas se decida a llevar a cabo un proyecto como el A2K en tu país?

Brasil, junto con otros 14 países, está dirigiendo la llamada Agenda de Desarrollo de la OMPI dentro de las Naciones Unidas para la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI). Este es un intento de lograr un equilibrio entre la apropiación de conocimientos y el fomento del Acceso al Conocimiento (A2K). Brasil es un país líder en el restablecimiento de la configuración del pensamiento de los derechos de propiedad intelectual. Así, la creación del Programa A2K Brasil fue un resultado natural de estas actividades. Las razones implican una mezcla de factores sociales, políticos, antropológicos y necesidades académicas dentro de Brasil.

Cuéntanos cuáles son las iniciativas concretas de A2K Brasil con respecto a proyectos A2K.

El objetivo principal del Programa A2K Brasil es académico, político y activista. En la parte académica, estamos ofreciendo asesoramiento jurídico para el gobierno brasileño para que puedan tener un análisis más detallado para modificar la ley de derechos de autor brasileño, con el fin de crear un equilibrio entre el sector privado y los intereses públicos. También supervisará a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) en Ginebra, tomando parte en las discusiones con los Estados miembros y reportando a la sociedad civil en general. En el aspecto político, solemos pronunciar discursos a los estudiantes graduados de comunicación, los jueces de la Corte Suprema de Justicia, etc., ampliando el debate en diferentes niveles de la sociedad. Y en el lado activista, respondemos a posiciones de derechos creados, escribiendo artículos para periódicos, dando entrevistas a radio y televisión, etc.

Paranagua también destaca la asociación que el Programa A2K Brasil tiene con IDEC, el mayor grupo de consumidores brasileños: “Ellos están haciendo un gran trabajo con nosotros, y esto está siendo esencial, pues ellos representan la sociedad civil, al igual que otras organizaciones que se ocupan de la propiedad intelectual y A2K”.

PI y desarrollo: ¿un mito?

¿Crees que la propiedad intelectual es un medio para el desarrollo de los países del tercer mundo? Si es así, ¿cómo explicas que muchos gobiernos creen que deben ceder derechos de propiedad intelectual cuando negocian tratados de comercios con países desarrollados, como Estados Unidos?

Esta es una pregunta difícil, con muchas variables. La propiedad intelectual puede ser, en teoría, un medio para el desarrollo de los países en desarrollo. Sin embargo, en los últimos 100 años o más, esto no se ha demostrado empíricamente. Varios economistas trataron de demostrar que la propiedad intelectual es un medio para el desarrollo y para la transferencia de tecnología, pero no tuvieron éxito para comprobarlo (véase Edith Penrose, Keith Maskus, Joseph Stiglitz, entre otros).

¿Pero se puede hablar de desarrollo sin necesariamente remitirse a la Propiedad Intelectual?

Hay otras maneras de promover el desarrollo en los países en desarrollo sin la necesidad de utilizar la propiedad intelectual. En Brasil, por ejemplo, está la “tecno-brega” en el panorama musical, que funciona de manera independiente de protección de derechos de autor; de hecho, utilizan los vendedores ambulantes para extender su producto cultural. La mayoría de los acuerdos de libre comercio tienen lo que llamamos cláusulas ADPIC-plus, que prevén un mayor nivel de protección que las ADPIC (Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio), que se ocupa de los derechos de propiedad intelectual. Los países en desarrollo no están ni técnica, ni económica ni socialmente en condiciones de aplicar todas las cláusulas de los ADPIC, por no nombrar otras disposiciones que tienen un nivel mucho más alto de protección.

Efectivamente, para Paranagua es un absurdo comparar la vinculación entre progreso y propiedad intelectual entre países desarrollados y otros recién en vías de serlo. “Los países en desarrollo actualmente son consumidores en lugar de los productores tradicionales de bienes de propiedad intelectual, lo que hace que su balanza comercial sea tremendamente negativa. En una forma simple, esta es una de las poderosas razones por las que estos países no quieren negociar acuerdos de libre comercio con disposiciones de propiedad intelectual”.

Publicado en Sin categoría en junio 19th, 2008.